Descripción de las Imágenes:

            El Misterio representa el Encuentro de Jesús con su Madre en la calle de la Amargura, junto a María Magdalena y bajo la mirada de un soldado romano, que camina tras Jesús. Las imágenes son obra de José María Rausell Montañana y Francisco Lloréns Ferrer, que tallaron el Misterio en 1.946. Todas las imágenes son de talla completa y fueron decoradas por Juan Castellanos.
 

Representa a Jesús caminando con las rodillas flexionadas, pero con paso firme, por la calle de la Amargura camino del Calvario, soportando en el hombro el peso de una cruz rectangular, rematada con cantoneras doradas en pan de oro. En el rostro se refleja aflicción, pero más quizás por el sufrimiento de la Madre con quien se ha encontrado, que por el suyo propio. La túnica está completamente decorada a base de estofados, con motivos florales y vegetales. La imagen lleva potencias de metal sobredorado y corona de espinas natural.
 

  Cristo
Virgen  

La Virgen, está representada haciendo ademán de salir al Encuentro de su Hijo, lleva los brazos abiertos, como queriendo abrazarle y consolarle, y con el rostro en el que se refleja el sufrimiento por la tortura y el final que, sabe, le espera. Lleva la cabeza cubierta. La túnica y los ribetes del manto y del tocado con que se cubre están decorados a base de estofados. Se adorna con un aro de estrellas en metal plateado.

La Magdalena aparece arrodillada ante el Redentor y con las manos unidas en actitud implorante. Lleva vestiduras de más austeridad, en cuanto a la decoración y el color, con relación a las dos imágenes anteriores, que son el eje central del Misterio. Lleva los cabellos sueltos.

  Magdalena
Soldado Romano  

Un soldado romano camina detrás de Jesús, con una lanza en la mano en ademán amenazante. El rostro, como en toda la iconografía clásica de la Pasión en este tipo de personajes que participaron en ella, presenta unas facciones rudas, propias del papel de villanos que se les atribuye. Toda su indumentaria está tallada.

          


                   

Descripción del Paso:

            El grupo escultórico está asentado sobre un trono de estilo renacentista, sin canastilla, con respiraderos de Francisco Hurtado (Valencia), tallados en madera en 1.942, con imágenes alusivas a la Cofradía en los cuatro laterales. En las cuatro esquinas del trono se sitúan cuatro ánforas talladas en madera y doradas, y lleva cuatro floreros, también de madera y dorados, dos en cada lateral. En el frontal del paso va una pequeña imagen de la Virgen de Alarcos, Co-Titular de la Cofradía, realizada en el año 2.006, por Mari Paz Rodríguez León.

            El trono lleva un faldón de terciopelo morado, con 8 gallardetes que han sido restaurados, en el año 2.009, por hermanas de la Cofradía.

            Desde su llegada, en 1.946 y hasta 1.970, el paso estuvo en la Iglesia de San Pedro. Después, con motivo de las obras que se realizaron en el templo, se trasladó a los talleres de Renfe, hasta que, en 1.992, se ubicó en el guardapasos.

 


Frontal del Paso

 

Vista del Paso
 

Virgen de Alarcos